El mármol dominicano busca ser una estrella de la industria

0

La minería es uno de los sectores clave para el desarrollo de República Dominicana y, en gran parte por las condiciones geográficas que ocupa el país dentro de la isla, este sector se mantiene desde hace varios años con una ponderación de un 1.7% en el producto interno bruto (PIB). Dentro de este mundo de materiales figura el mármol dominicano, una piedra formada a partir de rocas calizas de gran calidad y belleza y uno de los principales productos no metálicos con gran potencial de explotación.

El mármol es un producto de terminación ligado íntimamente al sector de la construcción (pisos, paredes, columnas y escaleras) y obras públicas. Este sector significó un aporte de 8.5% al PIB en el primer trimestre de 2017, lo que se traduce en RD$71,808.8 millones, según el Banco Central.

En República Dominicana solo existe un depósito importante de mármol que se puede desarrollar a gran escala y se localiza en la península de Samaná, la cual cuenta con dos concesiones para extracción de roca caliza y siete para mármol. Entre las variedades que se extraen en esta provincia están el mármol Portoro, una piedra negra con vetas amarillas color oro y, en mayor abundancia, el mármol gris y el blanco. Además, la provincia Juan Sánchez Ramírez cuenta con dos concesiones de explotación y Valverde con una, según el Ministerio de Energía y Minas.

A nivel comercial, los mármoles que mayor salida tienen por su color exótico son el Portoro, el Brecha Roja y el Brecha Rosada, estos dos últimos también se localizan en Samaná. De igual forma, estas tres variables de mármol son las que se ofertan internacionalmente, ya que compiten con el Rojo Alicante y el Crema Marfil que se importa desde España, según el geólogo Osiris de León.

explotacion marmol dominicano
“En Cotuí, exactamente en Loma Caballero, hay un depósito de mármol, pero está totalmente fracturado, por lo cual se utiliza para producir loza de gratino. Por esto, el único mármol aprovechable del país se ubica en Samaná”, aclara.

El geólogo sostiene que las personas consideran que las extracciones realizadas en Vicente Noble, Barahona, son de mármol. Sin embargo, aclara que en esta región lo que se extrae es travertino, una caliza porosa que se forma en ambientes de agua termales sin recristalizarse y al no tener este proceso natural no presenta el brillo característico que ofrece el mármol.

“A pesar de este detalle, el travertino gusta mucho porque es blanco cremoso y se parece al utilizado en el revestimiento de los edificios romanos de hace 2,000 años y vemos que el Teatro Nacional esta revestido de este material combinado con un poco de Onís, ambos extraídos de Vicente Noble”, agrega.

Algo similar ocurre en la zona de El Pomier, San Cristóbal, donde se explota una piedra caliza que es cortada, pulida y brillada, la cual se comercializa como una piedra ornamental, pero realmente no es mármol. Mientras, en Boca Chica se explota una roca caliza coralina que no toma brillo y que adquiere un tono mate opaco. La misma se utiliza mucho en las zonas hoteleras del país.

Para la venta del mármol hay que tomar diversos parámetros en consideración. Este se comercializa en metros cuadrados o metros cúbicos, pero todo depende de la calidad, rareza y escasez del material. De León explica que el precio de un metro cuadrado puede variar de entre RD$600 y RD$2,500, atendiendo a la rareza de la variedad que esté utilizando. Por ejemplo, el Rojo Alicante es mucho más caro que el Crema Marfil. También depende el lugar donde se compre y si es al por mayor.

marmol portoro

El mármol portoro es uno de los más exóticos del mundo.

El presidente de la empresa Marmotech, Ricardo Subero Isa, explica que desde el punto de vista comercial toda piedra que tenga capacidad de adquirir brillo se comercializa como mármol, sea caliza, arenisca, pizarras, onís, travertino (que entra en una categoría que no es el mármol) y la coralina, que es la piedra bandera nacional.

Dentro de las características principales del mármol se pueden citar su durabilidad, el valor que ofrece a las edificaciones y su poder de renovación (puede lucir como nuevo otra vez a pesar del tiempo que tenga).

Subero Isa afirma que el país mantuvo al Portoro como un gran activo debido a su exótica belleza y porque se asemejaba mucho al italiano, el cual es muy costoso y escaso. Sin embargo, en los últimos diez años otros países han descubierto yacimientos de piedras similares, lo que ha hecho que el material este más asequible y sea menos costoso.

Con relación a los precios, la loza del mármol coralina se cotiza entre US$15 y US$20 por metro cuadrado; el Portoro Negro entre US$70 y US$100 o US$1,500 el metro cúbico, mientras los mármoles importados suelen venderse de entre US$7 y US$120 el metro cuadrado. En la venta de mármol se toma en consideración el tamaño, formato y disponibilidad.

Proceso

En cuanto al proceso, el presidente de Marmotech explica que el bloque de mármol tiene dos formas de cortarse: con corta bloques o con telares. Ambos trabajan con agua.

Los corta bloques trabajan con discos y cortan una tira de bloque a la vez, mientras que los telares son como un aserradero que corta 80 planchas a la vez y puede tardar ocho horas en cortar un bloque.

El mármol es tratado con hilo helicoidal e hilo diamantado. Dependiendo de la terminación, entra a una línea de pulido, pasa por un proceso de estucado y por último de secado. Una vez seco se pasa por otro pulido para quitar el exceso de estuque (blanqueo), luego pasa por un estuque más fino para llenar cualquier poro abierto, es secado nuevamente y luego se pasa por 12 cabezas de brillo.

“En el mármol no hay una actividad química, el brillo que tiene el mármol es un proceso de fricción, por eso el brillo perdura con el tiempo”, señala Subero Isa.
Destaca que su empresa ha buscado mercado en España, Medio Oriente, Italia, Indonesia y Alemania, pero con cantidades limitadas.

“Es muy raro que una construcción actual media alta no utilice mármol. Lamentablemente las importaciones son muy grandes, si fuesen menores la parte local crecería más, pero para que la parte local pueda crecer más se necesitan más facilidades”, agrega.

Edificaciones con mármol dominicano

Al hablar sobre el uso del mármol dominicano para edificios emblemáticos, Osiris de León destaca que el que se usó para el Faro Colón fue exportado desde Italia y el del Teatro Nacional es travertino local. El Congreso, el Ayuntamiento del Distrito Nacional, el Monumento de Santiago, utilizan este material en parte de su estructura.

Por su lado, Ricardo Subero Isa explica que el mármol gris de las escalinatas del Palacio y el correo ubicado en Zona Colonial es de Samaná, mientras que el edificio que está al frente del Banco Central es con mármol de Vicente Noble.

En relación a los hoteles, los Meliá y algunos de los Ibertostar posen mármol local. También, el lobby del hotel Catalonia es mármol de San Cristóbal y el de Nickelodeon es mármol negro Portoro. Punta Cana está lleno de coralina y en La Romana también. En 2014 el 30.1% de los pisos construidos en el país se realizaron con granito, mármol o cerámica, según la Oficina Nacional de Estadística (ONE).

Fuete:www.eldinero.com.do

You might also like More from author