Vocera del Falpo en Puerto Plata denuncia miembros del Cestur la golpearon y llamaron prostituta.

0

PUERTO PLATA.- La vocera del Frente Amplio de Lucha Popular (Falpo) en Puerto Plata, Yulendy Burgos, se querelló contra unos miembros del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur), quienes supuestamente la agredieron físicamente.

De acuerdo con lo expuesto por su abogado Víctor José Gil, el hecho se produjo porque la dirigente popular le reclamó un mejor trato para una haitiana que supuestamente estaba siendo maltratada por miembros de Cestur.

Explicó que los hechos se desencadenaron cuando Burgos intervino a favor de una joven haitiana que era maltratada por miembros del CESTUR en la calle Pedro Clisante de El Batey, Sosúa.

“Lo único que nuestra defendida hizo fue sugerirle a los agentes que, por los menos, dejaran cubrirse los pechos a la haitiana en vista de que le habían desgarrado las ropas en un forcejeo”, relató Bretón

Agregó que en esta situación, un agente de la Seguridad Turística procedió a tomar a Burgos por un brazo y ella trató de zafarse por lo que otros agentes se sumaron a la agresión y procedieron brutalmente contra la joven.

“La agarraron por los caballeros, la lanzaron al piso chocándola repetidamente contra la puerta del vehículo en que andaban, además de propinarle varias bofetadas”, argumentó el abogado.

Añadió que los agentes arrestaron a su defendida y permaneció detenida en el destacamento preventivo para mujeres de San Marcos, en Sosúa.

“Pero allí volvieron a ensañarse contra ella, identificándose a la oficial como María Ramona Reyes Ventura, de la Policía Nacional, como la principal agresora en ese lugar” dijo el profesional del Derecho.

La oficial, dijo el abogado de Yulendy, la abofeteó arrastrándola luego por los cabellos estando totalmente desnuda, además la pateó por el vientre y sus partes íntimas gritándole “que era una prostituta de Sosúa y que no era nadie”.

Dijo que su cliente fue encerrada hasta el día siguiente sin permitirle el derecho de comunicarse con algún familiar y un abogado.

 

Por: Roberto Antonio Perez

You might also like More from author